“Historia, magistra vitae”. Así definía Cicerón el papel de la historia. Porque no se trata sólo de volver nostálgicamente al pasado, acumulando recuerdos, fotografías… sin más, sino de leer el pasado para encontrar alguna respuesta a las preguntas que hoy nos hacemos. De regresar a que vivimos/vivieron en el ayer, para entender el presente y preparar el futuro.

 

Muchas de estas preguntas no son nuevas. En otro momento también se las hicieron/nos las hicimos, y la capacidad de iniciativa personal y social encontró caminos para poner en marcha nuevos modelos de convivencia, nuevos paisajes urbanos.

 

Es cierto que “no nos bañaremos dos veces en el mismo río”, pero también es verdad que los grupos humanos, como las personas, avanzamos a base de experimentar soluciones, aprendiendo de nuestros aciertos y equivocaciones pasadas.

 

Algunas de las preguntas que hoy nos hacemos tienen que ver con la preocupación por unas condiciones laborales y de vivienda dignas o con los cambios en la composición de los grupos sociales del barrio, las oportunidades y riesgos que ello comporta para la convivencia.

 

Tienen que ver con si hay posibilidad de que esta condiciones puedan cambiar, o no nos queda más que aguantar las cosas tal como son, preguntándonos también por nuestra capacidad de organización para lograrlo.

 

La lucha por el derecho a una vivienda digna se replantea una y otra vez. La vivienda no puede convertirse en mera mercancía para beneficio de unos cuantos. Ha de ser un hogar para convivir como personas, sujetos, no objeto de explotación. El hogar ha de ofrecer la posibilidad de un espacio de dignidad y solidaridad, de sentirse cuidado.

 

En la Constitución de 1978 quedó recogido: “Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación”. (Art. 47)

 

En esta exposición hemos recuperado unos pocos recuerdos y documentos que guardamos de la historia del Zofío, que muestran cómo se planteó esa lucha en nuestro barrio, precisamente en los años en que se estaba elaborando la Constitución. Son documentos que pueden ayudarnos en el presente para conformar hoy también nuestro futuro.

 

Son recuerdos y documentos de los propios vecinos, y noticias que en su día aparecieron en los medios de comunicación. Y lo hace, situándolo en la historia más amplia de la ciudad de Madrid y los acontecimientos que vivía la sociedad española en aquellos momentos.


La Exposición los distribuye en cinco etapas:




Calle Ricardo Beltrán y Rózpide, nº 5 - 28026 Madrid

91 469 35 66

avbarriozofio@gmail.com

www.avbarriozofio.com



contador de visitas