Los vecinos se organizan

A finales de los 60 se había iniciado un auge comercial de la zona de Usera. En las calles Marcelo Usera, Amparo Usera y Rafaela Ibarra abundan los comercios de electrodomésticos, muebles, zapatos, tejidos, ropa, artículos de regalo. Comienzan a instalarse bancos como el Banco Rural Mediterráneo, la Caja de Ahorros y Monte de Piedad de Madrid, el Banco Popular, el Banesto...

 

Consciente de los cambios que estaban aconteciendo en la mentalidad de la población, el régimen de Franco trata de mostrar una cara más amable y apaciguar el creciente descontento social que se palpaba en los barrios de las ciudades.

 

Para ello aprobó diversas reformas como la “Ley de Asociaciones” de 1964 y “Ley de Prensa” de 1966 que incluían una cierta apertura hacia la participación ciudadana en la vida política y la crítica.

 

Pero el carácter restrictivo a la libertad de expresión se mantenía: se acabó la censura previa, aunque comenzaron a menudear las sanciones y secuestros: la porra de la represión sustituyó a las tijeras de la prevención.

 

A pesar de todo, frente a la situación de precariedad que padecían, los vecinos comenzaron a reunirse, organizarse y movilizarse exigiendo mejoras en sus barrios. Y se fueron constituyendo un gran número de asociaciones, para debatir sobre las diferentes problemáticas de su vida vecinal y laboral.

 

Del debate y la puesta en común de los problemas se pasó a la reivindicación de soluciones, centradas principalmente en la problemática de la vivienda y en la defensa de unas condiciones laborales igualmente dignas. Esta lucha, protagonizada en nuestro barrio, por los trabajadores de las diversas empresas de los alrededores, tuvo un espacio de acogida en el Club Juvenil Beato Juan de Ávila.

 

Cuando la toma de conciencia fue creciendo, el cambio de régimen político se fue viendo más necesario. Y las fuerzas y grupos socio-económicos que se oponían, hicieron todo lo posible por desactivar estos movimientos de cambio. Una de sus actuaciones fue el atentado contra este Club Juvenil en 1976.

 

Así recogió la prensa de la época el atentado:

“Dos bombas destruyen un club juvenil en Usera"

Pedro Montoliu, El País, 18 JUN 1976

“La cadena de atentados que se vienen sucediendo desde hace tres años, se ha consumado en la voladura del club juvenil de la parroquia de San Juan de Ávila..."

En cuanto a la problemática de la vivienda, como caso paradigmático, tenemos el barrio de Orcasitas. La lucha vecinal consigue que se publique un Plan Parcial de Ordenación de Orcasitas. Pero los vecinos no abandonarán la reforma del barrio en manos gubernamentales y participarán de manera activa en su remodelación, consiguiendo así que, por primera vez, los vecinos, a través de técnicos propios, diseñaran las viviendas, los parques, las escuelas y su forma, etc.

 

En nuestro barrio, se vive también la lucha por una vivienda digna en la Colonia del Zofío. Los vecinos, ante la convicción de que individualmente no encuentran solución a sus problemas, en 1977 ponen en marcha una asociación de vecinos “La Comunidad”, como herramienta de acción ante las instituciones.

 

 

Y se organizan para presionar ante el Ayuntamiento y el Ministerio de Vivienda, contando con el asesoramiento de técnicos, arquitectos, ingenieros… Para ello preparan manifestaciones, se hacen presentes en la opinión pública por los medios de comunicación, organizan sus jornadas de formación, etc.

 

 




Calle Ricardo Beltrán y Rózpide, nº 5 - 28026 Madrid

91 469 35 66

avbarriozofio@gmail.com

www.avbarriozofio.com



contador de visitas