Condiciones laborales:

 

Sin ninguna duda, el trabajo es factor esencial de integración y además, en el caso de los extranjeros no comunitarios, un elemento imprescindible para acceder o conservar una situación administrativa regular y acceder así a otros derechos sociales.

 

Pero el empleo sólo es un factor idóneo de integración sociolaboral, para españoles o extranjeros, cuando reúne condiciones de dignidad y calidad. Y, en este aspecto, los inmigrantes comunitarios ocupan los empleos de cualificación media y baja.

 

El 70% de los inmigrantes trabajan bajo formas de contratación temporal y precaria. Esta situación le beneficia a la economía capitalista que dispone de una bolsa de reserva disponible y barata, especialmente para las ocupaciones más coyunturales.

 

Nos encontramos, además, con altas tasas de inmigración irregular, por lo que muchos de ellos trabajan en la economía sumergida.

 

A la negación de derechos que supone este modelo de economía, se añade el que se desenvuelve al margen de la fiscalidad y de las cotizaciones sociales, produciendo situaciones de dumping económico y social.

 

La distribución profesional de los inmigrantes no comunitarios se concentra en cinco grandes ramas de actividad:

 

· Servicio doméstico.

· Agricultura.

· Hostelería.

· Construcción.

· Comercio al por menor.

 

Declaración sindical por la dignidad de los trabajadores inmigrantes (26/02/2004)

 

Algunas vías para tratar la irregularidad en el ámbito laboral:

  • Ayudar a que las resoluciones de las solicitudes puedan contestarse en el plazo establecido. Las dilaciones provocan no solo que los extranjeros no comunitarios a favor de quienes se hacen las solicitudes estén en una situación jurídica indefinida hasta la resolución, sino que pueden implicar en el caso de las solicitudes de autorización de trabajo, que el empresario desista por el transcurso del tiempo. Por ello, se exige responsabilidad a la hora de presentar solicitudes que realmente tengan posibilidades.
  • La conservación y utilización de los mecanismos que hoy por hoy siguen existiendo en la normativa de extranjería, y que permiten el acceso a la documentación en supuestos de arraigo social, de tres o de cinco años.
  • La eliminación del mercado laboral, con la colaboración de todos los ciudadanos, de explotadores que utilizan a los trabajadores no comunitarios, en condiciones degradantes e inaceptables en un Estado de Derecho.
  • Establecer un mecanismo que permita de manera individualizada el acceso a la regularidad de trabajadores no comunitarios y de empleos que hasta el momento forman parte de la economía sumergida. Un mecanismo basado en la contratación efectiva y no en ofertas de empleo que no aseguran la estabilidad laboral ni regular  de los trabajadores.

Debemos luchar conjuntamente para que el trabajo se constituya como:

  • Servicio a la sociedad.
  • Lugar de dignificación de la persona. Desde el respeto a ésta por encima de criterios capitalistas, productivistas y desde la realización de trabajos dignos.
  • Referente de la lucha por los derechos de las personas. Hay un derecho al trabajo (con sus horarios, con sus prevenciones laborales etc) y un derecho al descanso.

VIVEN EN USERA PERO TRABAJAN EN OTROS LUGARES

 

Empecé a trabajar en Arganda como pintor. Era extenuante: 12 horas diarias, con una parada para comer, y para llegar debíamos levantarnos a las cinco. Además al ser inmigrante sin papeles nos pagaban menos que a los españoles, 700 pesetas la hora y sin contrato. En un mes adelgacé 10 Kilos.

  Julio Cesar Bustamante (Colombia)  


Uno trabaja en una casa que todo tienes tú que hacerlo, hasta si un botón se despega tú lo tienes que pegar y... ¡limpiar zapatos y todo!. Que allí eso no se hace. Allí usted trabaja en una casa y si le dicen que es para cuidar un niño, es para cuidar un niño. Pero aquí tienes que trabajar, si son tres niños cuidarlos, tienes que hacer la comida, planchar la ropa, limpiarla casa,

 

Si hay que comprar algo tienes que ir a comprarlo y sólo sales dos días a la semana, uno en la tarde, de esta hora en adelante, el jueves y el domingo entero. Y si tú no quieres salir a la calle, y te quedas en la casa te ponen a hacer cosas.

 

Cuando volvió se encontró con que su empleadora le había dado de baja en la Seguridad Social y estaba en la calle. Fue a la casa y no le dejaron recogerla mayor parte de sus cosas. Como sospechaba, llamó un día a la puerta previamente había comprobado que no estuvieran los dueños. Pudo entonces descubrir que había otra chica marroquí trabajando en su puesto. Habló con la chica y ésta le dijo que no tenía papeles. Ella, que iba con la intención de denunciar a su ex-empleadora, se compadeció de la chica, a la que probablemente expulsarían si la denunciaba, y no puso ninguna denuncia. La nueva chica, que hacía poco tiempo que había llegado a España, cobraba dos tercios de lo que ella cobraba antes de que la echaran.


 

Trabajo de las 11 de la noche hasta las 6 de la mañana (viernes, sábado y domingo) en un bar de copas, como “securata” por lo que cobro 80 euros. El empresario todavía me debe 200 euros de retrasos. Es lo que hay, como no tengo papeles ¿qué voy a hacer?


 

Trabajo de lunes a viernes hasta las diez de la noche, llevando propaganda de publicidad. No conozco a casi nadie. Por es, si ustedes saben de algún trabajo para el fin de semana (limpiando casas por ejemplo), en la suya mismamente, me vendría estupendamente.

 

Sabe paisano, me sacaría un dinerillo extra, y el fin de semana se pasaría más rápido.

VIVEN y TRABAJAN EN USERA

 

Se va a producir, si no se está produciendo ya, un conflicto generacional entre padres e hijos. Los jóvenes se están integrando cada vez más en la sociedad española y, al contrario que muchos de sus padres, hablan el español perfectamente; han salido de las comunidades chinas cerradas. Li li, de visita en Fushan, asegura que su hija, Rocio Li, ni conoce ni quiere conocer China. “Claro, ella es de Usera”, dice que esta inmigrante marchó a Madrid hace ya 13 años.


El colectivo chino es muy importante en el distrito, no solamente tiene restaurantes, sino también: comercios de ropa, alimentación, librerías especializadas.


Eligió un camino rápido y seguro para hacerse de unas pelas y poder pagar un cuarto en una casa compartida: trabajar de mesera. Lo consiguió en un bar de copas nada fashion en el barrio de Usera. Consiguió vivir de prestado en un cuarto que le daban unas amigas francesas, conocidas del marido de su amiga.

 

En tanto, en el bar de Usera debía atender la barra y todas las mesas y también tenía que limpiarlos baños. Estaba dispuesta pero no le dieron contrato y aguantó hasta que la espalda le dijo basta.

C.tiene una hija y 42 años.


 

En Usera y por parte de los ciudadanos Centro y Sudamérica existe un gran cantidad de pequeños comercios: tiendas de alimentación, panaderías, fotocopisterías, locutorios, etc. y de establecimientos de hostelería: restaurantes, bares de copas, etc.


 

La población africana colabora en Usera a través de pequeños negocios de: alimentación, locutorios, peluquerías etc.


 

Trabajo en un taller textil. Más de 10 horas al día y me pagan 500 euros.

No creo que me hagan nunca un contrato.

“Nos quitan el trabajo”

 

  • Imposible ya que tanto por razones legales como por razones sociales, la competencia por los puestos de trabajo es limitada y sólo acceden a ella después de un proceso de integración social tras una residencia prolongada.
  • El número de empleados en el mercado de trabajo no es fijo.
  • La inmigración no sólo “consume” empleo sino que lo genera.

Es una verdad a medias porque, la propia segregación y desregulación del mercado laboral hace que los “vacíos” creados por los autóctonos en los peores trabajos sean cubiertos por trabajadores inmigrantes del tercer mundo.

 

La presencia de trabajadores extranjeros, tiene efectos beneficiosos para la economía nacional de países de acogida, tanto a la aportación cuantitativa de mano de obra (cuando es escasa), como en la particular forma de inserción que favorece el crecimiento de la productividad.


Calle Ricardo Beltrán y Rózpide, nº 5 - 28026 Madrid

91 469 35 66

avbarriozofio@gmail.com

www.avbarriozofio.com



contador de visitas