Sanidad

 

El Consejo de Europa, aconseja a los estados miembros de la UE que los inmigrantes con o sin papeles, tengan acceso a la atención sanitaria de igual calidad que la población en general.

 

Esto indica que hay que eliminar algunas barreras formales, tales como la exigencia de la nacionalidad. O adaptar el servicio para cubrir las necesidades de un inmigrante o una población étnica minoritaria.

 

Problemas en el servicio sanitario

  • Ante la llegada masiva de inmigrantes la Administración no facilitó planes o protocolos de actuación que los profesionales han tenido que ir elaborando.
  • Dificultad en el seguimiento de los pacientes extranjeros por su gran movilidad.
  • No existe hábito por parte de la población extranjera de acudir a consultas programadas haciéndose un uso excesivo de la atención urgente.
  • No hay apenas formación en medicina tropical.
  • Se dan barreras lingüísticas y culturales importantes.
  • Los niños extranjeros son los menos frecuentados del servicio de urgencias y de la consulta del pediatra aunque cumplen con las revisiones de su pediatra. Los problemas con los que se encuentran los profesionales con respecto a los niños extranjeros son: patologías por enfermedades tropicales, calendario de vacunación, profilaxis de las enfermedades a las que se expongan al regresar al país de origen etc.

Retos en Sanidad

  • La Unidad de Urgencias es un punto estratégico en la asistencia sanitaria. Hay que evitar este fenómeno por bien del paciente y del sistema sanitario. Debido a las características de los puntos de urgencias el abordaje del paciente es inadecuado, ya que hay enfermedades que necesitan estudios en profundidad a lo que responde la consulta de Atención Primaria.
  • Los facultativos de los centros en zonas con alto índice de inmigración deben estar preparados a esta realidad con ideas creativas. Por ejemplo, en algunos hospitales se creó una unidad de intérpretes, otros se han dotado de guías como “inmigración y salud” o “entenderse en siete idiomas” para facilitar la comunicación entre profesionales sanitarios y pacientes extranjeros. Pero también deben estar formados: por ejemplo, si conocen la estructura del Ramadán adecuarán la posología cada 12 o 24 horas.
  • La población extranjera en cuestión sanitaria supone gastos, pero también ingresos pues son los denominados inmigrantes económicos. Los gastos derivados de la inmigración son los mismos que los derivados de otros grupos de población. Dependen de la situación sanitaria de cada persona, y en el caso de los inmigrantes que llegan a nuestro país son jóvenes, están sanos y su estado de salud de base es aceptable.
  • Debemos educarnos en el uso responsable de la asistencia sanitaria. No hay que olvidar que la prestación sanitaria es gratuita pero no gratis. Debemos conocer su funcionamiento para facilitar un correcto desarrollo y acceder al mismo cuando sea necesario para que ésta se constituya en un servicio ágil y eficaz.

Calle Ricardo Beltrán y Rózpide, nº 5 - 28026 Madrid

91 469 35 66

avbarriozofio@gmail.com

www.avbarriozofio.com



contador de visitas